Grasa Visceral: Qué es y cómo eliminarla

 

 

 

Aunque la palabra grasa suele ir acompañada de connotaciones negativas, cierta cantidad es imprescindible para el correcto funcionamiento del cuerpo y el proceso del metabolismo. También es esencial en la absorción de vitaminas para el cuerpo. Pero ni toda la grasa es igual ni realiza las mismas funciones.

La grasa visceral es la acumulación de tejido adiposo en la cavidad abdominal. No es lo mismo que la subcutánea, la que se puede ver en brazos y muslos. La diferencia es que la subcutánea es fácil de perder porque se encuentra en la capa externa de la piel. La grasa visceral, en cambio, reside en lo profundo de la cavidad abdominal y, por tanto, es más difícil de perder y también de distinguir.

Uno de los problemas es que esta grasa se encuentra cerca de órganos vitales como el riñón, el hígado y el páncreas. Además, hay un mayor riesgo de diabetes tipo 2 y de enfermedades cardiovasculares y respiratorias, ya que contribuye a tener niveles elevados de colesterol, azúcar en la sangre y presión arterial alta.

 

La acumulación de grasa visceral en el organismo se debe, sobre todo, a factores genéticos y hormonales y por seguir unos hábitos de vida poco saludables (mala alimentación, tabaco, sedentarismo y estrés).

El tejido visceral puede ser difícil de diagnosticar debido a su distribución interna. De acuerdo con la Fundación Británica del Corazón, algunos de los métodos más utilizados y que dan una idea aproximada son:

Índice de Masa Corporal (IMC). Divide tu peso (kg) por tu altura (m2). Un IMC de 18,5 a 24,9 se considera un peso saludable. Aun así, según la Organización Mundial de la Salud, el IMC solo debe usarse como una guía aproximada, ya que no tiene en cuenta si el exceso de peso procede de grasa, agua o músculo.

Medición de la cintura. Con una simple cinta métrica, envuelve la cintura, empezando desde el ombligo y sin apretar. Una cintura saludable mide (como máximo) 88 cm en mujeres y 102 cm en hombres. Esta medida es más precisa que el IMC, aunque continúa siendo una estimación y no sirve para todo el mundo.

Relación cintura-cadera. Es el nexo entre la circunferencia de la cintura (la parte inferior de las costillas y la superior de las caderas) y la de la cadera (en el punto más ancho de los glúteos). Cuanto mayor sea esta cifra, más grasa se almacena alrededor del abdomen. Para calcularla, divide la medida de la cintura entre la de la cadera. Se considera de riesgo si mide más de 0,9, en hombres y más de 0,8, en mujeres.

Básculas inteligentes. Algunas balanzas no solo dan el peso sino el porcentaje de grasa corporal. Envían pequeños impulsos eléctricos a través del cuerpo y miden la rapidez con la que regresan. La corriente fluye mejor en las partes del cuerpo compuestas, sobre todo, de agua (como músculos y sangre) y peor, en la grasa o los huesos. Podcast ingles diario

Tomografía computarizada y resonancia magnética. La primera determina el área de tejido graso visceral y permite desarrollar estrategias de tratamiento en el área que cubre la grasa. Tal y como indica la Escuela Médica de Harvard, estas dos técnicas son las más precisas, aunque también son las más caras y las menos disponibles.

Seguir un estilo de vida saludable y controlar de forma periódica los niveles de grasa en el cuerpo es importante para reducir grasa y perder barriga. En este sentido, la Fundación Española del Corazón recomienda:

1. Ejercicio físico. La actividad física puede ayudarte a reducir la circunferencia de la cintura. Incluso si no pierdes peso, sí puedes perder grasa visceral y ganar masa muscular. Es suficiente caminar a paso ligero al menos 30 minutos al día. Los ejercicios aeróbicos y los cardiovasculares son particularmente efectivos para quemar grasa.

2. Alimentación equilibrada. Consumir suficientes frutas y verduras te ayudará a mantener un peso saludable. Incluye proteínas en tus menús (pescado, aves, huevos) y evita el consumo de productos ultraprocesados (precocinados, refrescos, bollería), y reduce el consumo de carbohidratos refinados (harina, arroz y pan blancos).

3. Huir de las dietas. Evita una restricción calórica severa. Esto puede hacer más lento tu metabolismo, por lo que gastarías menos calorías y tardarías más tiempo en quemar grasas. Además, tras el régimen puedes sufrir el ‘efecto rebote’ y engordar de nuevo.

4. Descansar lo suficiente. Dormir las horas adecuadas te ayudará a reducir el estrés y las hormonas mejorarán respecto a la acumulación de grasa en el abdomen. Dedica al menos 8 horas al sueño nocturno, haz cenas ligeras y vete a la cama a la misma hora.

Como ves, para mantener los índices de grasa a raya no hay más secreto que cuidarse, movernos y seguir una alimentación saludable. ¡Hazlo y verás cómo te sientes mejor!

Organización Mundial de la Salud (OMS)

Servicio Nacional de Salud británico (NHS)

Fundación Española del Corazón (FEC)

Harvard Medical School

Fundación Británica del Corazón (BHF)

Grasa Visceral: Qué es y cómo eliminarla

Grasa Visceral: Qué es y cómo eliminarla

Aunque la palabra grasa suele ir acompañada de connotaciones negativas, cierta cantidad es imprescindible para el correcto funcionamiento del cuerpo y el proc

salud

es

https://yoelijounavidasana.es/static/images/salud-grasa-visceral-que-es-y-como-eliminarla-5532-0.jpg

2024-02-25

 

Grasa Visceral: Qué es y cómo eliminarla
Grasa Visceral: Qué es y cómo eliminarla

Si crees que alguno de los contenidos (texto, imagenes o multimedia) en esta página infringe tus derechos relativos a propiedad intelectual, marcas registradas o cualquier otro de tus derechos, por favor ponte en contacto con nosotros en el mail [email protected] y retiraremos este contenido inmediatamente

 

 

Top 20