Cambiar nuestro estilo de vida mediante hábitos diminutos

 

 

 

Cambiar nuestros comportamientos puede parecer una tarea monumental. Nos presionamos para cambiar en un verano y encima, a lo grande.  No es de extrañar que estas grandes expectativas sean a menudo poco realistas, lo que es una receta para la decepción y la autocrítica. Sin embargo, es todo mucho más sencillo: haz lo que te gusta y empieza pequeño.

 

Por el Dr. Pedro L. González, especialista en Medicina Preventiva y de Salud Pública y periodista científico

 

El 40% de las muertes prematuras se deben a comportamientos que pueden cambiarse. Hay cientos de métodos de mejora personal o de formación de hábitos que intentan ayudar con esta urgente tarea. Pero la realidad es que se publican libros y artículos complejos que describen procesos largos y tediosos de 5, 6 o 7 pasos, para crear hábitos duraderos.

 

En realidad, complican en exceso lo que, en esencia, es muy sencillo: estamos hechos para hacer más de lo que nos gusta y menos de lo que no nos gusta.

El término académico para esto es condicionamiento operante. Fue estudiado por primera vez a principios del siglo XX por Edward Thorndike. En los años 30, BF Skinner tomó este concepto y lo utilizó para construir toda una escuela de psicología llamada conductismo.

Por tanto, la fórmula para cambiar algo en tu vida es:

 

Por ejemplo, si quieres perder peso, escribe todos los alimentos algo saludables que te gusta comer. Escoge unos cuantos y cómelos durante las próximas semanas. Así es básicamente cómo funcionan todos los programas de dieta.

A algunas personas les gusta mucho comer beicon y carne. Para ellos, la dieta keto funciona a las mil maravillas. A otras personas les repugnan los alimentos ricos en grasas y las carnes. Para ellos, una dieta mediterránea o vegetariana/ pescatariana es genial.

Lo mejor es que si realmente disfrutas con el comportamiento, éste se autorreforzará. El placer de la actividad hará que quieras hacerla más a menudo, y se convertirá sin problemas en un hábito. Así es como conseguirás hacer más ejercicio, comer mejor o menor cantidad, leer más, meditar etc. Disfraces para niños y adultos

Pero aún hay más, para asegurar el éxito en el nuevo comportamiento, hay que pensar en pequeño. En comportamientos diminutos que puedan convertirse en hábitos. La idea es hacer estos cambios de comportamiento tan pequeños que sean fáciles de hacer.

 

B. J. Fogg es un catedrático de psicología de la universidad de Stanford que ha desarrollado un método de gran éxito para ayudar a las personas a desarrollar hábitos que les gusten.

En primer lugar, coges cualquier hábito nuevo que quieras, y lo reduces para que sea superdiminuto. En el caso de querer leer más, eso podría significar leer un párrafo. En el caso de meditar, podría ser hacer tres respiraciones tranquilas.

Lo haces tan sencillo que es casi como si no tuvieras excusa para no hacerlo. Así, incluso cuando tienes prisa o estás enfermo o distraído, es tan pequeño que puedes seguir haciéndolo.

Lo segundo es encontrar dónde encaja de forma natural en tu rutina actual. Pregúntate a ti mismo, ¿qué viene después de este hábito? Por ejemplo, la lectura puede venir después de sentarte en el metro. Ese puede ser el momento perfecto para abrir un libro y leer un párrafo.

El tercer pilar, además de hacerlo diminuto y utilizar una rutina existente para recordarlo, es hackear tu cerebro invocando una emoción positiva, celebrándolo, ya sea apretando el puño, levantando los brazos, bailando un poco, cantando Eye of the Tiger en tu cabeza. Sea lo que sea lo que te ayude a sentirte exitoso, eso es lo que ayudará a fijar el hábito.

A medida que realizas estos cambios y te sientes exitoso, la forma de pensar sobre ti mismo empieza a cambiar, tu identidad empieza a cambiar. Así que empiezas a pensar: «Oh, soy una persona activa físicamente o «soy el tipo de persona que medita» o «soy el tipo de persona que lee».

Aunque sólo sea algo muy pequeño, cuando empiezas a pensar en ti de esa manera, encuentras otras oportunidades para hacer ejercicio, meditar o leer. Así, el hábito se propaga de forma natural a otras partes de tu vida.

 

 

Cambiar nuestro estilo de vida mediante hábitos diminutos

Cambiar nuestro estilo de vida mediante hábitos diminutos

Cambiar nuestros comportamientos puede parecer una tarea monumental. Nos presionamos para cambiar en un verano y encima, a lo grande.  No es de extrañar que

salud

es

https://yoelijounavidasana.es/static/images/salud-cambiar-nuestro-estilo-de-vida-mediante-habitos-diminutos-5710-0.jpg

2024-03-13

 

Cambiar nuestro estilo de vida mediante hábitos diminutos
Cambiar nuestro estilo de vida mediante hábitos diminutos

Si crees que alguno de los contenidos (texto, imagenes o multimedia) en esta página infringe tus derechos relativos a propiedad intelectual, marcas registradas o cualquier otro de tus derechos, por favor ponte en contacto con nosotros en el mail [email protected] y retiraremos este contenido inmediatamente

 

 

Top 20